NAVIDAD DULCE NAVIDAD

Os parecerá demasiado simple este escenario y más pensando que es para celebrar la Navidad en el colegio. Pero como estoy seguro que vosotros lo haréis mejor, pues eso que no he querido gastarme las neuronas.

Obra escrita el año 2.004 y representada por los niños de primer ciclo en el Colegio de Peñuelas para celebrar la Navidad de ese año. Es una modificación de otra que dos años antes había escrito y representado por los niños de Fuensanta.

COMPETENCIA. SOCIAL Y CIUDADANA. La enseñanza que quiero trasmitir con esta obra es que la generosidad y el amor deben ser las virtudes que presidan el espíritu de las Navidades. Si vaciamos las fiestas de estas virtudes y nos quedamos sólo con lo folclórico y popular habremos matado el verdadero espíritu de la Navidad.

VOCABULARIO
Aldeano, empadronarse, emperador, incienso, lavandera, mirra, portal, posada, tomillo.

DIFICULTAD. Pensada para niños de ciclo medio

DURACIÓN APROXIMADA. Quince minutos

ESCENARIO
Dibujamos un gran mural en papel continuo para ambientar el escenario. En ese mural se veía un paisaje de tipo desértico con palmeras, dunas de arena y un pueblecito antiguo.
Con papel de embalar marrón y con un armazón de madera hicimos algo parecido a una cueva o establo. Allí colocamos a los niños que hacían de Virgen y San José con una cuna-pesebre para el niño.
PERSONAJES
NARRADOR.- Niño o niña que lean bien.
PREGONERO I.- Niño disfrazado de romano. Ahora con ver la serie de Viriato lo tenéis fácil

VIRGEN MARÍA.- Niña vestida con túnica y caracterizada de Virgen.
SAN JOSÉ.- Niño vestido con túnica oscura, un bastón y maquillado de hombre maduro con barba.
ANGEL.- Niño o niña disfrazado de ángel.
PASTORES Y OTROS.- Aquí englobamos a diez o doce niños y niñas disfrazados de pastorcillos, lavanderas, leñador, molinera, aldeanos y todos los que se quieran incorporar. Pueden ir con trajes típicos de cada región o comarca.
PREGONERO II.- Niño disfrazado de pregonero oriental, con turbante. Anuncia la llegada de los Reyes Magos.
REYES MAGOS.- Tres niños disfrazados de los tres Reyes Magos.
(Se pueden incluir pajes para los reyes u otros personajes que se consideren oportunos.


" NAVIDAD,DULCE NAVIDAD"


ACTO I

PRESENTADOR.- Vamos a dar comienzo a la representación de la Navidad que los niños y niñas del primer ciclo hemos preparado. Os pido por favor que guardéis silencio para que podamos escuchar lo que dicen los personajes.
NARRADOR. - En aquel tiempo el emperador romano Cesar Augusto dio la orden de que todos sus súbditos de la provincia de Galilea deberían empadronarse cada uno en su lugar de origen. Por eso un hombre llamado José y una mujer llamada María tuvieron que hacer un viaje para empadronarse en la ciudad de Belén que era la ciudad de la que procedían.

JOSÉ.- Mira María, ya llegamos a Belén. ¿Te gusta? Es una ciudad muy bonita.
MARÍA.- Si es bonita pero José ¿Has buscado alguna posada donde podamos pasar la noche?
JOSÉ.- Sí, he buscado por lo menos en tres o cuatro posadas.
MARÍA.- ¿Y en cual nos vamos a quedar?
JOSÉ.- Pues (Se rasca la cabeza) me parece que en ninguna.
MARÍA.- ¿Qué dices? ¿Cómo que en ninguna?
JOSÉ.- Sí, porque como somos pobres me han echado de todas de una patada en el culo.
MARÍA.- Entonces. ¿Dónde vamos a pasar la noche? ¿No querrás que nos quedemos aquí en medio de la calle?
JOSÉ.- No mujer, ya encontraremos algún sitio.
MARÍA. – Mira ahí hay otra posada, anda y pregunta a ver si tienen sitio para nosotros.
JOSÉ. – Bueno, como tu quieras voy a probar otra vez. (Llama a la puerta)
POSADERO. - ¿Quién llama a estas horas?
JOSÉ. – Soy yo, necesito que me dejes entrar en la posada para pasar esta noche.
POSADERO. – Muy bien y ¿cuántos venís?
JOSÉ. – Venimos mi mujer y yo solamente.
POSADERO. - ¿Traéis dinero?
JOSÉ. – No, no tenemos dinero porque somos pobres.
POSADERO. – Pues creo que está todo ocupado, iros de aquí y no me molestéis más.
POSADERA. – No seas así hombre, déjalos que se queden no ves que no tienen donde ir.
POSADERO. – Nada, nada si no pagan aquí no se quedan.
POSADERA. – Mira que eres tacaño, podías dejarlos esta noche.
POSADERO. – Tú, te callas y no te pongas de su parte y ahora te vas a la cocina. ¿Quién es el hombre aquí?
POSADERA. – Vale, vale.
JOSÉ. – ¿No le da a usted pena? ¿Déjenos quedar esta noche!
POSADERO. - ¡Fuera de aquí pedigüeño! (Le da una patada en el culo)
JOSÉ. – Ya te lo dije María, no hay manera.
MARÍA.- Pues lo tenemos mal porque además creo que el niño Jesús ya viene de camino.
JOSÉ.- ¡Anda, lo que nos faltaba! ¡Va a nacer el niño Jesús. Ya se me había olvidado!
MARÍA. - ¡Pero como se te puede olvidar una cosa así?
JOSÉ. – Pues es verdad con el ajetreo del viaje y preparar las maletas se me había olvidado que iba a nacer el niño Jesús.
MARÍA.- ¡Qué cruz de marido! Es que no te enteras de nada. Vamos a ver y ahora ¿qué hacemos? ¿Dónde nos refugiamos? Además con el frío que hace.
JOSÉ.- Mira, ahí hay un portalito abandonado.
MARÍA.- ¿Ahí? No querrás que nazca ahí el niño Jesús.
JOSÉ.- Y yo que quieres que haga si no encuentro otra cosa. Dile al niño Jesús que nazca otro día.
MARÍA.- ¿Qué dices? ¿No sabes que esta noche es Nochebuena? Tiene que nacer esta noche.
JOSÉ.- Bueno. Pues vamos a meternos en este portal. Será que Dios quiere que nazca aquí.
(Se colocan dentro del portalillo y se sientan en sillas forradas con tela)
MARÍA.- José Bueno no te preocupes. ¿Sabes lo que he soñado esta noche?
JOSÉ.- ¿Qué soñaste?
MARÍA.- He soñado que un rey me regaló una corona de oro.
JOSÉ. – Lástima que sea un sueño y no sea de verdad porque seríamos ricos.




ACTO II

NARRADOR.- Y así fue como se tuvieron que refugiar en un establo abandonado sin más compañía que una mula y un buey. A media noche nació el niño Jesús. La Virgen lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. Entonces Dios mandó a un ángel para que anunciara a los pastores que Jesús había nacido.

(El ángel se colocará en un extremo del escenario sobre una mesa tapada como si fuera una montaña. Los pastores se colocan a los pies de esa imaginaria montaña acostados en el suelo, haciéndose los dormidos)

ÁNGEL.- ¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!
PASTOR I.- ¡Déjanos dormir! ¿No ves que todavía es de noche?
ÁNGEL.- ¡Despertad, despertad!
PASTOR II. – ¿Será pesado el tío!
PASTOR III.- ¡Así no se puede dormir tranquilo! ¿Quién eres y por qué das esas voces?
ANGEL.- Yo soy un ángel del cielo y he venido para anunciaros que ha nacido el niño Jesús.
PASTORA I.- Venga. No seáis perezosos. Levantaos y vamos a ver al niño Jesús.
PASTORA II. - ¿Y dónde ha nacido si puede saberse?
ÁNGEL. – Muy cerca de aquí a las afueras de Belén en un portalito abandonado.
TODOS LOS PASTORES. - ¡Venga vamos a verlo y le llevamos regalos!
(Los pastores se levantan del sitio donde estaban acostados y se ponen en fila para ir a ver al niño)
NARRADOR.- Y así fue como los pastores y aldeanos de aquellos campos fueron los primeros en ir a ver al niño Jesús y le llevaron regalos de lo que ellos tenían en sus casas. Los primeros que llegaron fueron unos pastores muy jóvenes.



PASTORES.- En el rebaño tenemos
ovejas y corderitos
y para que juegue el niño
le traemos un perrito.

(Le deja su perrito en el suelo cerca del niño Jesús y sale del escenario. A continuación se acerca una niña que hace de molinera)
NARRADOR.- A continuación llegaron las molineras.

MOLINERA.- Somos las molineras
Y le traemos del molino,
para que le hagan al niño pan,
blanquita harina de trigo.
(Dejan la harina en el suelo y se va)

NARRADOR.- Después llegaron otros pastores que traían muchos regalos.

PASTOR II.- A este niño tan bonito
le vamos a regalar
para que crezca gordito
leche queso y mazapán.

(Deja sus regalos en el suelo y sale del escenario)
NARRADOR.- Poco después llegaron unas aldeanas que venían de su parcela.
ALDEANA.- Como somos aldeanas
y venimos de la parcela
le traemos leche de cabra
para que le hagan la cena.

NARRADOR.- Después vinieron unos leñadores cargados con un haces de leña.
LEÑADOR.- Somos los leñadores
Y venimos del bosque con leña
para que le hagáis una hoguera
y entre el niño en calor.

(Hace lo mismo que los anteriores. Deja su regalo en el suelo y sale de la escena)
NARRADOR.- A continuación llegaron dos lavanderas que traían la ropa limpia.
LAVANDERAS.- Del río venimos las lavanderas
de lavarle al niño los pañales
y de tenderlos al sol en la era
sobre tomillos y rosales.

(Dejan su ropa en el suelo y se van. Se puede continuar con más pastores)


ACTO III

NARRADOR.- Cuando los pastores terminaron de adorar al niño y ofrecerle sus regalos, llegaron procedentes de países muy lejanos tres Reyes Magos que querían ofrecerle al niño oro, incienso y mirra.

(El cortejo de los Reyes viene desde el fondo del salón de actos, cruza por el pasillo del centro y se dirige hacia el escenario. Encabeza la comitiva un pregonero vestido a estilo oriental y con una trompeta. El pregonero toca la trompeta y dice:
PREGONERO II.- Dejen paso a sus majestades los Reyes Magos de Oriente (Así llegan al escenario y vuelve a hablar el pregonero)
PREGONERO II.- (Toca la trompeta y dice) Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente va a adorar al niño Jesús y a ofrecerle sus regalos.
GASPAR.- Yo soy el rey Gaspar y le voy a regalar al niño este incienso, porque el incienso es para los dioses y el niño Jesús es Dios.
(Ofrece al niño su regalo)
BALTASAR.- Yo soy el rey Baltasar y le regalo al niño este frasco de mirra, que es un perfume y que significa que este niño a la vez de Dios será hombre.
(Ofrece al niño su regalo)
GASPAR. – Baltasar ¿Has visto al rey Melchor?
BALTASAR. – Si venía delante de mí pero se encontró con unos pobres y se entretuvo dándoles cosas.
GASPAR. – Mira parece que viene por allí.
(Llega el hada de la Navidad)
BALTASAR. – Esta no es el rey Melchor.
GASPAR. - ¿Tu quién eres?
HADA. – Soy el hada de la Navidad.
GASPAR. – Nosotros estamos esperando al rey Melchor que no acaba de llegar. ¿No lo has visto por el camino?
HADA. – Sí que lo he visto.
BALTASAR. - ¿Y dónde estaba?
HADA. – Cuando yo lo vi se quedó repartiendo limosna a los pobres.
GASPAR. – Pero bueno, tendrá mala cabeza, si tenía que venir corriendo a adorar al niño Jesús. ¡Cómo es posible que se le haya olvidado!
HADA. – No se le ha olvidado, lo que pasa es que como es tan bueno está repartiendo todo su dinero entre los pobres. ¡Miradlo ya viene por allí!
(Llega el rey Melchor)
BALTASR. – Venga tío, mira que eres tardón, con poco más y te dan las uvas.
GASPAR. – Además te recuerdo que tienes que adorar al niño Jesús que para eso hemos venido.
(Melchor se arrodilla en el suelo y adora al niño pero no le da nada)
BALTASAR. - ¿Tú Melchor, no le regalas nada al niño?
GASPAR.- Eso, tú, deberías regalarle al niño oro simbolizando que será rey.
MELCHOR.- Yo pensaba regalarle al niño mi corona de oro pero...
GASPAR y BALTASAR.- ¿Pero qué?
MELCHOR.- Que cuando veníamos de camino me encontré con una mujer y su marido que eran muy pobres. Los echaban de todas las posadas, entonces a mí me dio tanta pena que le di mi corona de oro.
BALTASAR.- Mira que eres tonto. Y ahora. ¿Qué vas a hacer? Un rey sin corona ni es rey ni es nada, y además ahora ¿qué le vas a regalar al niño Jesús?
GASPAR.- Sí porque si no le regalas nada te quitarán la licencia de Rey Mago y ya no podrás traerles juguetes a los niños. Eres un desastre macho.
MELCHOR.- No sé. No tengo en el bolsillo nada más que esta canica se la puedo dar al niño y a su madre le daré esta flor. Tomadlos por favor porque no tengo otra cosa.
(Ofrece al niño sus regalos)
HADA. – No te preocupes rey Melchor, aquí tienes tu corona de oro. Ya puedes regalársela al niño Jesús.
MELCHOR. – Gracias hada Navidad. Niño Jesús te
ofrezco mi corona de rey porque a la vez que Dios y hombre serás el rey del mundo.

NARRADOR.- Y así fue como el rey Melchor recuperó su corona, se la ofreció al niño Jesús y de esta manera pudo seguir trayendo juguetes a todos los niños.




FIN