EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS
PERSONAJES (18)
NARRADORES I y II
ARDILLA
ÁRBOL
PALOMA
MARIPOSA
REINA
VIEJO SABIO
FANTASMA
BRUJA
LADRONES I, II Y III
BAILARINAS I y II
POLICÍAS I y II
LADRÓN V
PRESENTADOR. - ¡Buenos días a todos ¡ Padres y madres, niños y niñas! Los alumnos de segundo vamos a representar una obra de teatro que se titula “El País de las Maravillas”.
Es una obra que se desarrolla en un país imaginario y fantástico, con ella queremos felicitaros la Navidad, esperamos que os guste y os pedimos que guardéis silencio.
NARRADOR I. – El País de las Maravillas no era un país cualquiera, era un país que estaba lleno de árboles, flores, mariposas y ardillitas que no paraban de jugar y jugar.
NARRADOR II. – También vivían en este país hadas, duendes, príncipes, princesas, bailarinas y mucha gente buena.
NARRADOR I. – Pero sobre todo lo que más destacaba en él era que todos sus habitantes vivían felices porque habían descubierto el secreto de la felicidad.
NARRADOR II. – Todos los días venían las ardillas, saludaban a los árboles y se ponían a jugar
ARDILLA. - ¡Buenos días arbolito!
ÁRBOL. - ¡Buenos días ardillita!
ARDILLA. - ¿Puedo quedarme aquí un rato?
ÁRBOL. – Claro, así me harás compañía un rato.
NARRADOR I. – Luego venía la paloma y se posaba sobre el árbol.
PALOMA. - ¡Buenos días árbol! ¡Buenos días ardilla!
ÁRBOL Y ARDILLA. - ¡Buenos días Paloma!
NARRADOR I. – Al poco rato llegaba la mariposa.
MARIPOSA. - ¡Bello día! Hoy me he levantado especialmente bella. ¿Os habéis dado cuenta de lo guapa que estoy?
ARDILLA. – Si, tu siempre estás muy bonita, mariposa.
ÁRBOL. – Quédate a jugar con nosotros.
MARIPOSA. – Si me voy a quedar pero antes quiero hablar con la reina de las hadas. Paloma mensajera llama a la reina.
PALOMA. – Voy volando.
NARRADOR I. – Al poco rato llegó la reina de las hadas que era la que gobernaba el país de las maravillas.
REINA. - ¿Qué queréis? ¿Por qué me habéis llamado?
MARIPOSA. – Es que cuando venía hacia aquí volando he descubierto a un anciano que venía andando por el camino de las montañas.
REINA. - ¿Quién podrá ser? ¿Será mi amigo el mago y viejo anciano?
NARRADOR II. – Efectivamente el anciano que se acercaba era el gran sabio David, amigo de la reina y traía un aspecto muy cansado.
VIEJO SABIO. - ¿Qué cansado vengo? Ya pensé que no llegaba. ¿Por fin estoy a salvo!
REINA. – Cuéntanos, ¿Qué es lo que te ha pasado?
VIEJO SABIO. – Vengo del país del rey Arturo que ha sido atacado por los guerreros del mal, lo han destruido todo, es un desastre y lo peor es que pronto llegarán aquí.
REINA. – Es verdad, es una gran desgracia. Debemos guardar muy bien el tesoro de nuestro país para que no nos lo roben.
VIEJO SABIO. – Si el tesoro de este país que es el secreto de la felicidad del País de las maravillas no puede caer en manos de los guerreros del mal.
NARRADOR I. – Después de estas palabras la reina ordenó a sus doncellas que le dieran al viejo sabio de comer y de beber.
REINA. – Venid todas y traer comida a nuestro amigo el viejo sabio.
VIEJO SABIO. – Eso, traedme algo de comer que estoy muerto de hambre.
NARRADOR I. – El primero que le ofreció comida fue el árbol.
ÁRBOL. – Toma viejo sabio te ofrezco mis frutos para que comas y no tengas hambre.
SABIO. – Muchas gracias árbol.
NARRADOR II. – Después llegó corriendo la ardilla y le trajo; nueces, avellanas, y piñones.
ARDILLA. – Toma viejo sabio te traigo avellanas nueces y piñones que es mi comida favorita.
SABIO. – Muchas gracias ardillita a mí también me gustan mucho las nueces.
NARRADOR I. – Después vinieron las mariposas y le trajeron caramelos de miel.
MARIPOSA. – Toma viejo sabio te traemos caramelos de miel hechos con el néctar de las flores para que te los comas de postre.
SABIO. – Estupendo, me encantan los caramelos de miel, muchas gracias.
NARRADOR II. – Cuando el viejo sabio terminó de comer la reina Marina lo invitó a un bonito baile.
REINA. - ¿Has comido bien?
SABIO. – Muy bien reina, muchísimas gracias.
REINA. – Que entren las bailarinas, vamos a hacer una gran fiesta en honor de nuestro amigo el viejo sabio.
(Entran las bailarinas y bailan)
NARRADOR I. – Cuando se marchó el viejo sabio llegó un fantasma con la intención de asustarlos a todos.
FANTASMA. - ¡Uuuuuuuu! ¡Soy el fantasma del castillo del terror y vengo a asustaros!
TODOS. - ¡Ja, ja, ja!
FANTASMA. - ¿Es que no me habéis oído? Os he dicho que soy un fantasma terrorífico. Por lo tanto vosotros deberíais asustaros al verme.
PALOMA. – Mire usted señor fantasma este es el País de las Maravillas, aquí vivimos todos muy felices y contentos por tanto no nos asustamos de los fantasmas.
FANTASMA. - ¿Y no os doy ni siquiera un poquito de miedo?
MARIPOSA. – Nada, no nos das nada de miedo, al contrario nos das risa.
FANTASMA. – ¡Pero si me he puesto mi mejor disfraz de fantasma!
ARDILLA. – Pues no nos das miedo.
FANTASMA. – Pues me voy a disfrazar de hombre lobo y os vais a enterar. ¡Adiós!
REINA. - ¡Adiós señor fantasma!
NARRADOR II. – Cuando se fue el fantasma llegó una bruja con cara de bruja.
BRUJA. - ¡Soy la bruja Kiruja, la bruja más bruja de todas las brujas y os voy pinchar con una aguja.
ARDILLA. – Y yo te voy a dar un bombón de chocolate.
BRUJA. - ¿De verdad? ¿Me encantan los bombones de chocolate? Son mis preferidos.
PALOMA. – ¿Entonces ya no nos pinchas con tu aguja?
BRUJA. – No, me voy y luego volveré a por más. Adiós.
NARRADOR I. – Como veis en el País de las Maravillas no se asustaban ni con los fantasmas ni con las brujas porque conocían el secreto de la felicidad. De pronto vinieron unos ladrones que eran espías de los guerreros del mal.
LADRÓN I. - ¡Alto ahí que nadie se mueva!
TODOS. - ¡Ja, ja, ja!
LADRÓN II. – ¡Quietos todos y arriba las manos!
TODOS. - ¡Ja, ja, ja!
LADRÓN III. - ¡No os riáis que esto es un atraco!
TODOS. - ¡ Ja, ja, ja!
BAILARINA. - ¿Y qué es un atraco?
LADRÓN I. – Pero bueno en que país vives tú que no sabes lo que es un atraco.
BAILARINA II. – Siempre hemos vivido aquí en el País de las Maravillas y aquí nunca hay atracos.
LADRÓN II. – ¿Y no veis la tele tampoco? Porque en la tele salen robos, atracos, asesinatos y gente peleándose diciendo palabrotas.
BAILARINA I. – Pues por eso mismo no la vemos. Para lo que hay que ver.
LADRÓN III. - ¡Bueno dejaros de rollos y dadnos todo el dinero y las joyas que tengáis porque hemos venido a robaros.
REINA. – No tenéis que robarnos os regalamos todo lo que queráis. Venga vamos a darle a estos ladrones todo el dinero y las joyas que quieren.
LADRÓN I. – Un momento, ¿nos vais a dar todo sin protestar?
REINA. – Claro que si. Este es el País de las Maravillas.
LADRÓN III. - ¿Y no os vais a quedar tristes?
REINA. – No porque tenemos el secreto de la felicidad.
LADRÓN II. - ¿Y no vais a llamar a la policía tampoco?
REINA. – Bueno si queréis que la llamemos pues la llamamos.
LADRÓN I. – Pues sabéis lo que os digo que robar así no tiene gracia, no es emocionante.
LADRÓN II. – Es verdad lo bonito es robar y que luego te persigan.
LADRÓN III. – Claro es que así no tiene gracia, me entran ganas de dejar de ser ladrón.
REINA. – Bueno y la perra que tenéis con que venga la policía pues ordeno que venga la policía.
POLICÍAS. - ¿Qué queréis majestad?
REINA. – Quiero que os llevéis a estos señores ladrones.
POLICÍAS. - ¿A dónde los llevamos majestad?
REINA. – A donde ellos quieran.
POLICÍAS. - ¿A dónde queréis que os llevemos?
LADRÓN III. – Pues se supone que vosotros los policías nos tenéis que perseguir a nosotros que somos los ladrones para meternos en la cárcel.
POLICÍAS. – Pero si no tenemos cárcel.
LADRÓN II. – Pues nos metes en un calabozo o en una mazmorra, yo que se.
POLICÍA. - ¿Y por qué no nos vamos a un bar y nos tomamos una cervecita y nos hacemos amigos?
LADRÓN I. - ¡Viva la Pepa! Lo que yo decía así no tiene gracia ser ladrón.
NARRADOR II. – Se fueron los ladrones y al poco tiempo entró el hombre más malo del mundo era el famosísimo ladrón V que venía a robar el tesoro del reino y el secreto de la felicidad.
REINA. - ¿Quién eres?
LADRÓN V. – Soy el ladrón V, el ladrón más malo del mundo mundial. Además soy el enviado por los ejércitos del mal para robar el tesoro del País de las Maravillas.
REINA. – Pero si no tenemos ningún tesoro, todo el dinero y las joyas que teníamos se lo dimos hace un momento a unos ladrones que vinieron a robarnos.
LADRÓN V. – A esos ladrones de pacotilla le disteis la calderilla yo he venido a robar el auténtico tesoro.
REINA. – ¿Qué queréis?
LADRÓN V. – No os hagáis la tonta reina. Sabéis lo que he venido a buscar, quiero el tesoro más grande de todos los tiempos y quiero el secreto de la felicidad.
REINA. – Eso no os lo puedo dar. Si os doy ese tesoro mi país dejará de ser el País de las Maravillas y la gente ya no será feliz.
LADRÓN V. – A mí me da lo mismo yo quiero el tesoro y el secreto de la felicidad.
REINA. – No os lo daré.
LADRÓN V. – Entonces destruiré todo el país con mi arma super atómica y morirán todos los seres vivos.
REINA. – No hagáis eso por favor.
LADRÓN V. – Pues entregadme el tesoro y el secreto de la felicidad.
REINA. – De acuerdo os lo daré.
NARRADOR I. – La reina no tuvo más remedio que entregar al ladrón V el tesoro junto con el secreto de la felicidad del País de las Maravillas.
REINA. – Ardilla trae el cofre del tesoro.
ARDILLA. – Tomad el cofre majestad.
LADRÓN V. – Vamos, dadme el cofre. Soy rico, soy riquísimo estoy podrido de dinero y además poseo el secreto de la felicidad.
NARRADOR II. – Cuando se fue el ladrón V todos los habitantes del País de las Maravillas se quedaron muy tristes hasta que al día siguiente pasó por allí otra vez el viejo sabio.
VIEJO SABIO. - ¿Pero qué ha pasado aquí? Este país ya no es lo que era. ¿Por qué estáis tristes?
REINA. – Ha venido el ladrón V y nos ha robado el tesoro y el secreto de la felicidad, por eso estamos tristes porque nuestro país ya no volverá a ser fantástico y maravilloso.
VIEJO SABIO. – Reina, perdonad que os diga que estáis equivocada. Yo creo que el ladrón V no os robó nada el cofre que le disteis estaba vacío.
REINA. - ¿Es verdad eso?
VIEJO SABIO. – Si porque fui yo con vuestro padre el que guardó ese cofre. Además el secreto de la felicidad no os lo puede robar nadie porque lo lleváis cada uno de vosotros en vuestro corazón. El único secreto de la felicidad es el amor y la alegría que os dais los unos a los otros.
REINA. - ¿Y cómo recuperaremos la alegría?
VIEJO SABIO. – Tengo una idea. Decid a todos que se deseen ¡Feliz Navidad!
REINA. – ¿Deseándonos Feliz Navidad?
VIEJO SABIO. – Si pero hay que decirlo con alegría así reina ¡Feliz Navidad! ¡Que lo haga todo el mundo!
NARRADOR I. – Y así todo el mundo se fue deseando feliz navidad y se trasmitieron alegría y amor unos a otros.
REINA. – Creo que deberíamos llamar al ladrón V para desearle a él feliz navidad.
TODOS. – Ladrón V ven por favor.
LADRÓN V. - ¿Qué queréis? Estoy muy enfadado porque en el cofre no había ningún tesoro.
TODOS. – Queremos desearte ¡Feliz Navidad!
LADRÓN V. - ¿Qué decís? ¿Qué decís?
TODOS. – Que te queremos y ¡Feliz Navidad!
LADRÓN V. - ¿Qué me está pasando? Me estoy volviendo bueno.
TODOS. – Feliz Navidad.
LADRÓN V. – Ya soy bueno, ya no soy ladrón, lo he decidido y yo también os deseo a todos ¡Feliz Navidad!
FIN


UN PAÍS LLAMADO ¿NAVIDAD? ¿UTOPÍA? ¿FELICIDAD?
PRESENTADOR. - ¡Buenos días a todos ¡ Padres y madres, niños y niñas! Los alumnos de quinto vamos a representar una obra de teatro que se titula “Un país llamado Navidad”.
  Es una obra que se desarrolla en un país imaginario y fantástico, con ella queremos felicitaros la  Navidad, esperamos que os guste y os pedimos que guardéis silencio y que apaguéis los móviles.
NARRADOR I. – El País llamado Navidad no era un país cualquiera, era un país que estaba lleno  de árboles, flores, mariposas y ardillitas que no paraban de jugar.
PRESENTADOR. – (Con tono irónico) ¡Igualito que en un cuento de hadas!
NARRADOR II. – También vivían en este país: hombres trabajadores, mujeres guapas y hacendosas, niños que iban a la escuela y luego jugaban por los parques, hadas, políticos sinceros y honrados y mucha gente buena.
PRESENTADOR. - ¡No me lo puedo creer!
NARRADOR II. – ¿Qué es lo que no puedes creer? ¿Qué hubiera hadas?

PRESENTADOR. – No, las hadas son frecuentes en los países imaginarios y fantásticos como el que habéis descrito, lo que no me creo que hubiera en ese país por muy imaginario que fuera  políticos sinceros y además honrados.
NARRADOR. II – Pues es verdad, y creo que si sigues poniendo en duda lo que decimos es mejor que te vayas.
PRESENTADOR. - ¡Vale, vale! Ya me voy, tampoco es para tanto. (Sale del escenario)
NARRADOR I. – Pero sobre todo lo que más destacaba en él era que todos sus habitantes vivían felices porque habían descubierto el secreto de la felicidad.
NARRADOR II. – Este bonito país estaba gobernado por un hada muy buena, muy buena y por un sabio muy sabio.
NARRADOR I. – Aquel día, como siempre el hada y el sabio se sentaron en el salón de audiencias para recibir a todos los que necesitasen hablar con ellos.
(Suben al escenario el hada y el sabio y se sientan en el centro en dos sillones que le tenemos preparados)
NARRADOR II. – Los primeros que vinieron a hablar con ellos fueron dos humildes campesinos.
MAYORDOMO. – Perdón mis majestades excelentísimas pero han venido dos humildes campesinos y quieren entrar.
HADA. – Pues que entren y déjate de tantos cumplidos.
MAYORDOMO. – ¡Pero si vienen vestidos de campesinos, con sombreros de paja y todo!
SABIO. – Es lo mismo que pasen, no los hagas esperar.
CAMPESINOS. - ¡Buenos días hada! ¡Buenos días sabio!
SABIO. - ¡Buenos días campesinos!
HADA. - ¿Cómo es que habéis venido a vernos? ¿Necesitáis algo?
CAMPESINO I. – No necesitamos nada, íbamos a trabajar a nuestros campos y nos dijimos vamos a hacerle una visita a nuestros gobernantes.
CAMPESINO II. – Si porque la verdad es que ya tenemos plantado el trigo y las lechugas y no tenemos mucha prisa.
SABIO. – Pues muy bien,  estamos encantados de que hayáis venido. Sentaros con nosotros.
(Los campesinos se sientan con ellos en sillas preparadas)
NARRADOR I. – A continuación vinieron a visitarlos dos amas de casa.
MAYORDOMO. – (Con mal humor) Mis ilustres Majestades reverendísimas, hora han venido dos amas de casa corrientes y molientes que dicen que solicitan audiencia. ¡Esto es el colmo! ¿Las echo a patadas?
HADA. – No hombre, no. Diles que pasen. Y déjate de tantos tratamientos.
MAYORDOMO. – ¡Pero si son simples amas de casa que seguro vendrán a marujear!
SABIO. – Pues bueno diles que pasen a ver qué nos cuentan.
MAYORDOMO. – (De mal humor)¡Pues bueno que pasen! Yo no se qué pinto  aquí cuando se supone que estoy para ponerle pegas a la gente.
(Suben al escenario dos amas de casa que traen una bolsa cada una)
AMAS DE CASA. - ¡Buenos días hada! ¡Buenos días sabio!
HADA. - ¡Buenos días! ¿Qué tal estáis? ¿Tenéis algún problema y necesitáis ayuda?
AMA DE CASA I. – No, no tenemos ningún problema, simplemente que íbamos de compras y pasábamos por aquí y le dije yo a mi vecina Encarna; ¿por qué no entramos a ver a nuestros gobernantes? y por eso entramos.
AMA DE CASA II. – Si y yo por el camino le he venido diciendo que ayer hice unas empanadillas de atún que me salieron riquísimas, vamos como para chuparse los dedos.
SABIO. - ¿Y os las comisteis todas?
AMA DE CASA II. – Si me hubiera descuidado, mi marido y mis hijos hubieran limpiado el plato en un momento pero dije para mí voy a guardar unas pocas para llevárselas a nuestros gobernantes y aquí las he traído. (Saca de la bolsa unas pastas o galletas y las pone en un plato)
SABIO. – Pues qué bien nos vienen porque ya tenía yo ganas de tomarme una tapita que esto de las audiencias cansa mucho. (Toma una, la prueba y dice) ¡Riquísimas!
AMA DE CASA I. – Pues  yo mañana te hago unas croquetas  tan buenísimas que te vas a chupar los dedos.
NARRADOR I. – En esto estaban tan tranquilitos comiendo y hablando de empanadillas y de croquetas cuando el mayordomo anunció otra visita.
MAYORDOMO. – Pide ser recibido por sus majestades uno que dice que es el alcalde pero que no tiene pinta de nada de mucho alguacil o herrero porque viene con un mono lleno de grasa.
HADA. – Claro que es el alcalde, es mi amigo… (Nombre real del niño) Que pase, que pase. (Sube al escenario el niño que hace de alcalde)
ALCALDE. - ¡Buenos días a ti hada al señor sabio y a todos los presentes!
SABIO. – Buenos días a ti alcalde. ¿Cómo es que vienes con el mono del trabajo puesto y  lleno de manchas? ¿Necesitas algo?
ALCALDE. – Pues vengo así porque esta mañana se ha averiado el autobús escolar que precisamente llevaba a los niños de excursión y como yo entiendo algo de mecánica pues se lo he estado arreglando y por eso vengo así de sucio. Perdonadme.
SABIO. – No te preocupes y siéntate con nosotros. (Se sienta con ellos)
NARRADOR I. – Como podéis ver las audiencias en el país llamado Navidad eran diferentes a las de los demás países. A continuación…(Se queda callado porque sube al escenario el cartero seguido del mayordomo que viene peleando detrás)
MAYORDOMO. – (Con gestos de enfado y voz alta) Que te he dicho que tienes que esperarte a que yo te anuncie para ver si te dan permiso los señores. Son las normas. Hay que seguir el protocolo.
CARTERO. – (También con voz muy alta) De eso nada que yo soy el cartero y tengo permiso concedido de siempre y además hoy traigo noticias muy urgentes.
HADA. – Pero ¿qué pasa? A qué vienen esas voces.
MAYORDOMO. – Nada que a mí me toman ya por el pito el sereno y se me cuelan todos en el palacio como Pedro por su casa.
SABIO. – Hombre mayordomo, no ves que es el cartero que viene a traernos  la correspondencia y todas las noticias de los otros países. Tienes que dejarlo pasar.
CARTERO. – Pues eso le he dicho yo y el tío pesao este se pone cansino que si las normas que si el protocolo.
HADA. – Bueno no peleéis más y Tú, cartero, di a lo que vienes.
CARTERO. – Vengo a dos cosas; primero a traeros la correspondencia que son más de doscientas cartas que os escriben de todos los países del mundo y que  van a hacer que venda la moto. Con lo que me gusta a mi mi moto pero con tantas cartas ya no puedo…
SABIO. – Deja ya la moto y dinos la segunda cosa.    
CARTERO. – A, sí, ya se me olvidaba, es que cuando venía hacia aquí a toda pastilla con mi moto he descubierto a un anciano que venía andando por el camino de las montañas.
HADA. - ¿Quién podrá ser? ¿Será mi amigo el mago  anciano?
NARRADOR II. – Efectivamente el anciano que se acercaba era el gran sabio Merlín, amigo del hada y traía un aspecto muy cansado.
MAYORDOMO. – Pide ser recibido en audiencia el mago Merlín. ¿Se le concede?
SABIO. – Déjate de protocolos y que pase, que pase.
(El mago Merlín no entra y se miran unos a otros durante cinco segundos, extrañados)
MAYORDOMO. - ¡Vaya hombre para uno que pide audiencia como es debido ahora no quiere entrar¡
HADA. – No hombre, lo que pasa que está tan cansado que no puede andar. ¡Corre y ayúdale!
(Suben los dos, el mayordomo ayudando al mago, muy despacio)
MAGO. - ¿Qué cansado vengo? Ya pensé que no llegaba. ¡Por fin estoy a salvo!
HADA. – Cuéntanos, ¿Qué es lo que te ha pasado?
MAGO. – Vengo del país del rey Arturo que ha sido atacado por los poderes del mal, lo han destruido todo, es un desastre y lo peor es que  pronto llegarán aquí.
SABIO. – Pero, ¿Quiénes son los poderes del mal?
MAGO. – También los llaman los ladrones del tiempo.
HADA. - ¿Los ladrones del tiempo?
MAGO. – Si le roban el tiempo a las personas lo que es lo mismo que quitarles la vida y luego las esclavizan, las privan de libertad y ya nunca vuelven a ser como eran antes.
SABIO. – Y ¿cuántos son?
 MAGO. – Los más poderosos son tres.
HADA. - ¿Y qué aspecto tienen? ¿Son feos, con cara de malos, barba de varios días y dicen palabrotas?
 MAGO. – Todo lo contrario, son jóvenes atractivos, elegantes y muy bien educados. Ese es su mayor peligro que pillan a la gente desprevenida.
SABIO. – Entonces tendremos que andar con cuidado. Muchas gracias por avisarnos. Y ahora permite que te invitemos a comer y luego te echas una siestecita porque tienes cara de estar cansado.
HADA. – Que vengan las doncellas.
UNA DONCELLAS. - ¿Qué queréis majestad?
HADA. – Acompañad al mago al comedor y servidle la comida más exquisita que haya en la cocina.
OTRA DONCELLA. – Así lo haremos majestad.
AMA DE CASA. – Antes de iros probad una empanadilla. Tomad. (Le da una empanadilla)
MAGO. – Muchas gracias, la empanadilla está buenísima y vos Hada os  agradezco que me invitéis a comer porque es verdad que necesito comer y descansar. ¡Adiós! (Sale el mago del escenario acompañado de las doncellas)
NARRADOR I. – Cuando se fue el mago, al poco tiempo entraron en el salón de audiencias, sin avisar, y sin que se enterara el mayordomo tres fantasmas auténticos y verdaderos que traían la intención de asustarlos a todos.
FANTASMA I. -  (Se coloca detrás del alcalde) ¡Uuuuuuu! Soy el fantasma de la crisis, que sepas que te quedarás sin trabajo.
ALCALDE. – ¡Ja, ja! Pues qué bien, ya iba siendo hora de tomarme unas vacaciones.
FANTASMA I. – Y además pasaréis hambre.
AMA DE CASA I. - ¡Ja, ja! Mientras pueda yo hacer empanadillas y mi vecina croquetas no pasará nadie hambre. Solo tienen miedo a la crisis y al hambre los que tienen un corazón egoísta.  
FANTASMA I. - ¿Entonces no os doy miedo, no os asustáis?  
TODOS. – Nada de nada.
FANTASMA II. – (Se coloca detrás del Sabio) ¡Uuuuuuu! Yo soy el fantasma de la guerra. Os anuncio que iniciaréis una guerra y os destruiréis los unos a los otros.
SABIO. – Lo dudo mucho porque en este país somos todos muy pacíficos,  vivimos muy tranquilitos comiendo croquetas  y no vamos a iniciar ninguna guerra. Solo emprenden las guerras los gobernantes que tienen odio en su corazón (Pregunta a los demás) ¿Vosotros queréis guerra?
AMA DE CASA. – ¿Desde cuando las amas de casa organizan guerras? Ni hablar.
FANTASMA II. - ¿Entonces tampoco os asustáis de mí?
TODOS. – Nada de nada.
FANTASMA III. – (Se coloca detrás del Hada) Pues yo soy el fantasma de la Soledad. Viviréis solos en un mundo lleno de gente. Os caeréis en la calle y nadie vendrá a levantaros.
HADA. – Eso no sucederá en nuestro país mientras abramos nuestros corazones a los demás. Aquí vivimos felices porque nos ayudamos unos a otros.
FANTASMA III. – ¿Entonces tampoco yo os doy miedo?
TODOS. – Nada de nada. ¡Adiós fantasmas! No habéis conseguido asustarnos. (Salen los fantasmas)
NARRADOR II. – Los fantasmas se fueron por donde habían venido sin conseguir asustar a nadie pero al instante entró el mayordomo con los brazos en alto.
(Suben al escenario el mayordomo con los brazos en alto seguido de tres ladrones que lo apuntan con sus pistolas)
SABIO. - ¿Qué te pasa mayordomo?
MAYORDOMO. – Es que…(Mueve la cabeza indicando a los ladrones)
LADRÓN I. - ¡Alto ahí que nadie se mueva!
TODOS. - ¡Ja, ja, ja!
LADRÓN II. - ¡Quietos todos y arriba las manos!
TODOS. - ¡Ja, ja, ja!
LADRÓN III. - ¡No os riáis que esto va en serio y es un atraco!
AMA DE CASA I. - ¿Y qué es un atraco?
LADRÓN I. – Pero bueno ¿en qué país vives tú que no sabes ni lo que es un atraco.
AMA DE CASA II. – Siempre hemos vivido aquí en el país llamado Navidad y como aquí nunca hay atracos…
LADRÓN II. - ¿Y no veis la tele tampoco? Porque en la tele salen: robos, atracos y gente peleándose y diciendo palabrotas a todas horas.
CAMPESINO I. -  Pues por eso no la vemos. Para lo que hay que ver.
LADRÓN III. – Bueno dejaros de rollos y dadnos todo el dinero y las joyas que tengáis porque hemos venido a robaros.
HADA. – No tenéis que robarnos nada os regalamos nosotros todo lo que queráis. Toma yo os doy mi corona de oro. ( Se la da) Venga vamos a regalarles a estos señores ladrones todo lo que quieran.
LADRÓN I. – Un momento, ¿nos vais a dar todo sin protestar?
SABIO. – Claro que si, en nuestro país somos así. Y decirle al mayordomo que baje ya las manos que se le cansan.
LADRÓN I. – Puedes bajar las manos.
LADRÓN II. – ¿Y no os vais a quedar tristes y furiosos?
ALCALDE. – No esto es Navidad.
LADRÓN III. - ¿Por lo menos llamaréis a la policía?
ALCALDE. - ¿Para qué?
LADRÓN I. – (Dirigiéndose a los otros ladrones) Pues ¿sabéis lo que os digo? Que robar así no tiene gracia, no es emocionante.
LADRÓN II. – Lo bonito es robar y que luego te persigan y que llamen a la policía, a mí también me entran ganas de dejar de ser ladrón.
HADA. – Y la perra que han cogido con que llamemos a la policía, pues ordeno que venga la policía. Mayordomo llama a la policía.
MAYORDOMO. - ¡Policía, policía! ¡Que venga la policía!
(Suben dos policías al escenario, despacio, saludando a todos y luego se dirigen al Hada)
POLICÍA I. - ¿Qué queréis majestad?
HADA. – Quiero que persigáis a estos señores ladrones.
POLICÍA II. - ¿Por dónde los perseguimos?
HADA. – Por donde ellos quieran.
LADRÓN III. – Pues se supone que nos tenéis que perseguir por las calles tocando la sirena, armando mucho follón para llevarnos a la cárcel.
POLICÍA I. – Pero si no tenemos cárcel.
LADRÓN I. – Pues nos lleváis a  un calabozo o  una mazmorra, yo que se.
POLICÍA II. - ¿Y por qué no nos vamos al bar y nos tomamos una café y nos hacemos amigos?
POLICÍA I. – Eso, eso mejor que andar por las calles corriendo con el frío que hace.
LADRÓN II. – Pues ¡Hala! Ya está. Dejamos de ser ladrones que esto no tiene gracia.
LADRÓN III. – Toma reina tu corona de oro, que nosotros nos vamos y cambiamos de profesión.
(Policías y ladrones salen del escenario como buenos amigos)
NARRADOR I. – Cuando se fueron los ladrones pidieron audiencia  tres personajes muy bien vestidos.
MAYORDOMO. – Majestades, piden audiencia tres personajes muy bien vestidos que con muchísima educación han cumplido con todo el protocolo. ¿Le digo que pasen?
SABIO. – Un momento, ¿has dicho que son tres?
MAYORDOMO. – Si, dos hombres y una mujer.
SABIO. – Pregunta sus nombres.
(Sale el mayordomo y vuelve al momento)
MAYORDOMO. – Se llaman el señor Consumismo, la señora Doña Lujosa y el señor Político.
SABIO. – (Dirigiéndose al Hada) Lo que me temía son los Poderes del mal y ladrones del tiempo.
HADA. – Entonces no los dejes entrar.
MAYORDOMO. – De eso nada, han cumplido todas las normas, van bien vestidos, son educados, le digo que pasen. (Sale y vuelve con los tres) Majestades deben recibir y escuchar a estos tres personajes que quieren hablar con todos ustedes.
SABIO. – Bueno pues que hablen.
SEÑOR CONSUMISMO. – Con el permiso de sus majestades me atrevo a presentarme. Soy Consumismo y como mi nombre indica me encanta tener de todo. En mi casa tengo tres coches, diez televisores, uno en cada habitación, cinco móviles de última generación, siete cuartos de baño y hasta un helicóptero. Y vengo a deciros que todos vosotros podéis tener lo mismo que yo.
DOÑA LUJOSA. – Yo soy Lujosa, como podéis ver tengo abrigos de visón, pendientes, collares, pulseras y brazaletes de oro, diamantes y todas las piedras preciosas más caras del mundo. No reparo en gastos. Vengo a deciros también que todas vosotras podéis tener lo mismo si queréis.
SEÑOR POLÍTICO. – Yo como mi nombre indica soy político. Tengo coche oficial, vuelo gratis en los aviones,  un montón de millones de euros en los bancos de Suiza y un montón de cosas más que me callo porque dicen que tenemos mala fama.
HADA. – Pero para tener todo eso hace falta mucho dinero. ¿Me queréis  explicar cómo lo conseguimos?
SEÑOR CONSUMISMO. – Pues trabajando.
HADA. – Hace falta  emplear mucho tiempo en el trabajo para ganar dinero con el que comprar todo lo que dices. Ya no tendríamos tiempo para sentarnos a hablar y tomarnos unas empanadillas. Iríamos por la calle siempre con prisas porque dejaríamos de ser libres. Seríamos esclavos vuestros.
SEÑOR POLÍTICO. – Pues si no queréis dedicar el tiempo a trabajar haced lo que yo, cobrad comisiones y evadir impuestos.
SABIO. – Entonces perderíamos nuestra dignidad, nos daría vergüenza mirar a los ojos a nuestros amigos y a nuestros hijos, desconfiaríamos unos de otros y dejaríamos de ser felices. Nuestro país llamado Navidad desaparecería y se convertiría en un país más lleno de gente desgraciada. No, nos interesan ni vuestro consumo, ni vuestro lujo ni vuestro dinero, por lo tanto os ordeno que salgáis de nuestro territorio y no volváis nunca más.
HADA. – Policías, guardianes venid todos y echad de nuestro país a estos personajes que pretenden destruirnos.
(Vienen otra vez los policías y si se quiere algún otro niño disfrazado de guardián y se llevan a los personajes malignos)
SABIO. – Y ahora que ya se los han llevado y no hay peligro desde Un País llamado Navidad os deseamos a todos…(Todos juntos) ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!